Árbol Ramón reduce el impacto del cambio climático

Árbol Ramón contribuye a mitigar el impacto del Cambio Climático y apoya la Cruzada Nacional Contra el Hambre

  • El árbol de Ramón tiene potencial para la alimentación pecuaria, humana y capacidad proveedora de biocombustible. Además es resistente a la Sequía.
  • Una plantación 600 mil hectáreas genera 10 millones de toneladas de harina que servirían para surtir todas las necesidades del sector pecuario en el país.

El árbol Ramón (Brosimum alicastrum) puede ser un elemento clave en la estrategia de la Cruzada Nacional Contra el Hambre debido a que permite una gran producción de semillas altamente nutritivas, aseguró un investigador del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Este árbol abunda en los estados costeros del Golfo de México y del Océano Pacífico —con excepción de la península de Baja California—, y es tan antiguo que se encuentra en la lista de las plantas de los libros sagrados de los mayas el Popol Vuh y el Chilam Balam, sin embargo, pocas personas conocen la importancia de su papel ecológico, sus usos tradicionales, su potencial como base de alimentación pecuaria y humana y su capacidad proveedora de biocombustible para la generación de energía.

Alfonso Larqué Saavedra, investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República, ha investigado a esta especie durante siete años y concluyó que la producción del árbol Ramón, puede ser una estrategia innovadora para apoyar la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Las hojas del árbol Ramón contiene carbohidratos y proteína; además de calcio, zinc, magnesio y potasio, así como vitaminas, ácido fólico, proteína y fibra dietética

Sus hojas contiene 70 por ciento de carbohidratos y 13 por ciento de proteína; además cantidades considerables de minerales como calcio, zinc, magnesio y potasio, así como vitaminas, ácido fólico, proteína y fibra dietética.

La ingeniería básica permitió transformar las semillas del Ramón en harina (Maya Óox) que es libre de gluten, de acuerdo con información certificada por el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt), lo que permite posicionar la marca como un producto de alta calidad consumible para las personas que padecen la enfermedad celíaca.

Tras realizar estudios comparativos con marcas comerciales de Italia y Francia los investigadores mexicanos descubrieron que la marca yucateca Maya Óox contiene una cantidad de fibra y de proteína superior a las de los países europeos, además de contar con una buena capacidad antioxidante, asimismo, elaboran hojuelas para alimentar al ganado.

El proyecto ha involucrado también la realización de ensayos para fortificar la masa del maíz utilizando Ramón en el proceso de nixtamalización. De esta manera se obtienen tortillas enriquecidas con los nutrimentos, lo que puede representar una estrategia de alimentación en las comunidades con mayores índices de desnutrición y pobreza.

Alimentación pecuaria

El investigador señala que venados, jabalíes y cerdos pelones son algunos de los animales que les encanta el Ramón, y al triturar las hojas y semillas también se puede alimentar a cabras, ganado bovino, gallinas y conejos, con un costo menor al de la alfalfa fresca. Asimismo, es un producto orgánico que no utilizan pesticidas.

Apoyo en el cambio climático

El investigador, menciona que los bosques tropicales contribuyen a la mitigación de los gases de efecto invernadero. El bosque tropical fija alrededor de 220 toneladas de carbón por hectárea cada año, mientras que las tierras agrícolas fijan únicamente cinco toneladas. “Parte del trabajo que hemos hecho es analizar esos servicios ambientales, es decir, la fortaleza del Ramón en la captura del dióxido de carbono, en la retención de suelos, en sus características de resistencia a la sequía, la trascendencia que tiene para la conservación de la fauna silvestre, los aspectos de microclima, clima y agua, apuntó

La región del estado de Yucatán se conoce como tierra poco fértil debido a que prácticamente no hay suelo y las plantaciones no prosperan; sin embargo, el Ramón aprendió a crecer y reproducirse, de manera que sus raíces rompen laja o piedra y es común observarlo sembrado en los traspatios de las casas mayas en Yucatán.

Una especie resistente a la sequía

La biomasa en peso fresco de un árbol ramón equivale a 230 kilogramos. Al sembrar una plantación de 400 árboles en una hectárea, puede levantarse un total de 92 toneladas de follaje por año. Adquirir una hectárea del árbol Ramón tiene un costo de 40 mil pesos que, divididos entre 92 toneladas, dan un total de 435 pesos la tonelada de biomasa fresca del follaje del Ramón.

“Si tenemos una plantación de unas 600 mil hectáreas del árbol, esta generaría 10 millones de toneladas de harina que servirían para surtir todas las necesidades del sector pecuario en el país. Y para dimensionar lo que esto significa: 10 millones de toneladas de harina son muchas, pero aproximadamente 700 mil hectáreas corresponden a la suma de las hectáreas que han sido erosionadas por la siembra del henequén en Yucatán y por la siembra de pastizales para el ganado”, indicó el investigador.

Comparte este artículo de Agromarketing.com

De acuerdo con las investigaciones realizadas, una plantación de esta magnitud sería suficiente para alimentar a todo el país o, por lo menos, al sector pecuario. “Creo que Yucatán tiene en sus manos un proyecto que puede ser transformador para este país, pues podría ayudar a realizar el objetivo en la lucha contra el hambre, cambiar la perspectiva de un país que tiene millones de pobres que podrían ser alimentados de una manera muy adecuada con este proyecto”, concluyó Larqué Saavedra.

Política pública de Yucatán para atender el Cambio Climático y la Cruzada contra el Hambre en Yucatán

El pasado 19 de marzo, el gobernador de Yucatán Rolando Zapata Bello acompañado de los titulares de las secretarías de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, y de Investigación Innovación y Educación Superior, anunciaron que se iniciara con la siembra de un millón de árboles de Ramón que serán plantados en la zona de recarga del acuífero yucateco, la decisión se acordó con base en los datos que le presentaron integrantes de la comunidad académica del Estado.

El ejemplo de Yucatán de atender estas zonas con la siembra con árboles de Ramón seguramente podrá apoyar una acción seria para contribuir a mitigar el impacto del cambio climático y la desnutrición y sería muy positivo que otros estados copiaran esta iniciativa.

Acerca de 

Deja un comentario