El Director General de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), Ingeniero Jorge Rescala Pérez, en un desayuno previo al Día de las Madres reconoció el papel múltiple y comprometido de las jefas de familia que laboran en la dependencia.

Asimismo, impulsa la sensibilización de este tema no solo para las madres trabajadoras de la institución sino hacia el papel que desarrollan las mujeres rurales en favor de la conservación de los bosques. Por lo que señaló que es prioridad de la dependencia la focalización de los recursos económicos para apoyarlas en conceptos de conservación y restauración de los recursos forestales.

Historias exitosas de mujeres madres de familia que dependen y trabajan con los recursos naturales, existen en todo el país. Para la CONAFOR, el Día de las Madres, es una oportunidad para reflexionar sobre el papel de la mujer que vive en el bosque.

 

Algunos de los ejemplos es el caso de María Cecilia Juana Pérez Pérez, originaria de la comunidad de San Isidro Buensuceso, municipio de San Pablo del Monte, en Tlaxcala, que a sus 47 años de edad y madre de tres hijos, expresa la importancia que tiene para ella y las mujeres de su localidad cuidar los bosques de nuestra Madre Tierra y de la Matlalcuéyetl (Venerable Señora de la Falda Verde).

Acompañada de Angélica, Blanca, María del Refugio, María Hermelinda, Candelaria, Francisca, Rafaela y Lorenza menciona que como mujeres y madres de familia inician su jornada a las cinco de la mañana y caminan más de dos horas en medio de barrancas, veredas y caminos pedregosos para llegar al paraje Garrosatetl, a las faldas de la Malintzi, donde trabajan en el retiro de material combustible y la apertura de brechas cortafuego, para prevenir los incendios forestales o evitar que estos se propaguen a la zona boscosa.

Señaló, que a través del Programa de Empleo Temporal y de los apoyos de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), es posible que ellas como mujeres indígenas obtengan una ayuda económica para sacar adelante a sus hijos y mejorar su calidad de vida; al tiempo de asegurar que el trabajo, voluntad, fuerza y compromiso de cada una de ellas no es sólo para cuidar a sus familias, es también para cuidar los bosques de su Señora Malintzi.

En su lengua náhuatl, María Cecilia concluyó, “Intejuan ti tename ticmo cuitlagüisque in Malintchen para ti quin piasque güejuey cuanme para in to pilguan para techmacas guan para in tlachinol”, que en español significa, “Nosotras como madres de familia trabajamos en la Malinche para tener muchos árboles grandes para nuestros hijos y nos den aire puro y así protegerlos de los incendios forestales”.

Pero las mujeres no solo participan en la atención de los recursos forestales en el campo sino también dirigiendo grupos de personas, tal es el caso de Daniela Torres González quien enfrenta el reto de ser la primera mujer que encabeza la mesa directiva del Comisariado Ejidal de Agustín Melgar, municipio de Durango, en el estado del mismo nombre.

A sus 32 años de edad, es licenciada en administración de empresas turísticas y madre de dos niños.

De su labor como mamá, platica que pese a sus múltiples ocupaciones y responsabilidad ante el ejido, procura nunca descuidarles. “Todos los días hago mi itinerario de actividades, llevarlos a la escuela y después atender los asuntos del ejido y de la Red de Ecoturismo. Me organizo, acomodo mis horarios para que no interrumpa con las actividades de los niños”, narra.

Para alcanzar sus objetivos, Daniela dice que la CONAFOR ha sido un apoyo permanente. Para el presente año, el ejido resultó beneficiario del Programa Nacional Forestal (PRONAFOR) en los conceptos de Conservación y Restauración y además, prácticas de manejo en predios con producción maderable y conservación de la biodiversidad. Asimismo, tienen una brigada rural de combate de incendios forestales cuya nómina es pagada por el Gobierno de la República.

Daniela también es presidenta de la Red de Ecoturismo, organismo que engloba a 18 centros turísticos de los municipios de Durango así como de Pueblo Nuevo y ya es parte de la Asociación de Hoteles y Moteles en el ámbito nacional.

Para la CONAFOR el refuerzo de la igualdad de género en las sociedades rurales es generalmente reconocido como una condición necesaria para aumentar la productividad agrícola, la reducción de la pobreza y el hambre y promover el crecimiento económico. En muchos lugares, las normas que permiten la participación de un solo miembro de la familia en estos grupos tienden a excluir a las mujeres, y a menudo sólo intervienen en la adopción de decisiones solo cuando los recursos forestales y arbóreos se han degradado.

La familiaridad de las mujeres con los productos forestales, como frutos y nueces, materiales medicinales y leña desempeñan una función esencial para hacer frente a la escasez de alimentos.

Por otra parte, el valor nutritivo de los alimentos silvestres es a menudo sustancial y en momentos de crisis alimentaria puede ser utilizado como un sustituto de los alimentos adquiridos en tiendas.

Las experiencias de comunidades forestales con equilibrio de género muestran un desempeño mejor en todas las funciones forestales como, por ejemplo, la protección de las plantaciones, la regeneración de bosques, la conservación de la biodiversidad y la protección de cuencas hidrográficas y la asignación de permisos de aprovechamiento forestal.

Las mujeres, en comparación con los hombres, se hallan a menudo en desventaja, por una serie de razones culturales, socioeconómicas e institucionales, en cuanto al acceso y control sobre los recursos forestales y a la disponibilidad de oportunidades económicas, por lo que el Gobierno de la República que preside Enrique Peña Nieto continúa en los cambios necesarios en políticas públicas para disminuir las diferencias de género.

 

Acerca de 

Noticias de Agricultura, Ganadería y Pesca

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*