Gregoire G10.380: La cosechadora para olivar más grande en su gama

Considerada la más grande de su gama, destaca el modelo G10.380, la última apuesta de Grégoire para olivar intensivo, con unas dimensiones de la boca de entrada de 2,6 metros de ancho y 3,55 metros de alto. Con esta máquina, el trabajo en continuo (y no árbol por árbol) permite alcanzar rendimientos de cosecha superiores, ya que un sólo operario puede manejarla.

Este nuevo procedimiento de cosecha se basa en un mecanismo de arrastre patentado que permite sobreponer cada cabeza sin dejar zonas muertas entre ellas

Estos rendimientos son posibles gracias a un sistema de recolección compuesto por 8 cabezales independientes que utilizan un sistema de posicionamiento automático: cada uno de los cabezales tiene sensores de apertura y cierre que permiten de forma progresiva seguir toda la periferia del olivo para una recolección óptima.

Cada lado del túnel de recolección tiene cuatro cabezales situados uno sobre el otro, y cada uno dispone de un palpador (sensor) que permite posicionar el cabezal justo en la zona fructífera del olivo, copiando siempre la forma del árbol. Este sistema permite el trabajo en continuo, haciendo al dispositivo “abrirse” y “cerrarse” con arreglo a la posición relativa de la máquina respecto a los árboles.

Este nuevo procedimiento de cosecha se basa en un mecanismo de arrastre patentado que permite sobreponer cada cabeza sin dejar zonas muertas entre ellas. Tenemos así una cosecha sobre toda la altura del árbol sin necesidad de “cruzamiento” de los cabezales de recolección.

El sistema de cabezales permite un desprendimiento total de las aceitunas, con el fin de asegurar su recuperación, el modelo G10 dispone de un sistema de escamas sin mantenimiento especialmente concebido por la cosecha de las aceitunas, permitiendo una flexibilidad óptima para una recolección sin pérdidas y sin heridas a nivel del pie de los árboles.

El modelo G10 también dispone de un sistema de guiado automático en modo trabajo que asegura una alineación perfecta en el hilo. Un sistema de sensores situado bajo el tren de escamas actúa y corrige automáticamente la dirección de las cuatro ruedas, de modo que la máquina, y por tanto el cabezal de recolección, están alineados continuamente.

Grégoire ha incorporado en estas máquinas una transmisión hidrostática con las 4 ruedas motrices permanentemente y con sistema anti patinaje automático, que en combinación con cuatro ruedas de baja presión y perfil agresivo, permiten la tracción de la máquina en condiciones lluviosas sobre suelos de baja permeabilidad. También cabe destacar, el sistema de dirección en las cuatro ruedas permite a la máquina de una parte, estar perfectamente alineada sobre el hilo en la fase de recolección, y de otra parte girar sobre ella misma en los cambios de hilo.

Junto al G10.380 otros modelos de Grégoire que permiten una adaptación perfecta a todo tipo de olivar y condiciones de uso son los G9.320 y G167, con estas soluciones, la firma ofrece la posibilidad de realizar una cosecha totalmente mecanizada de la aceituna, revirtiendo en una gran reducción del coste de recolección.

 Comparte este artículo de Agromarketing.com

Dependiendo de factores intrínsecos a la plantación y al terreno, así como de las condiciones meteorológicas en el momento de la recolección puede variar la capacidad recolectora de estas máquinas, que podríamos situar en torno a las 300 hectáreas anuales, teniendo en cuenta que la recolección con este tipo de maquinaria se puede realizar tanto de día como de noche, y siendo la práctica habitual cosechar 20 horas al día.

Deja un comentario