familia-rural

Los pequeños productores y la agricultura familiar: actores principales para lograr un futuro sin hambre

  • Existe un amplio acuerdo mundial acerca de la importancia que tiene la agricultura familiar en la seguridad alimentaria, generación de empleo agrícola, mitigación de la pobreza y conservación de la biodiversidad

Los pequeños agricultores y la agricultura familiar son aliados de la seguridad alimentaria y un sector básico en el esfuerzo que hacen los países para lograr un futuro sin hambre.

La agricultura familiar es también una actividad clave para reactivar las economías rurales, además de que genera estabilidad y arraigo social, principalmente para la juventud, que cada vez se aleja más de actividades del campo.

En su estudio: “La Agricultura Familiar en América Latina y el Caribe”, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) informa que con el apoyo necesario, los agricultores familiares podrán cumplir su rol como actores principales en el doble reto de mejorar la seguridad alimentaria del mundo y conservar los recursos naturales.

Los pequeños productores y la agricultura familiar: actores principales para lograr un futuro sin hambre

En el último resultado del Censo de Población y Vivienda, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se muestra que alrededor del 23 por ciento de la población en México vive en el medio rural; es decir, prácticamente 27 millones de mexicanos habitan en zonas rurales y localidades de menos de 2.500 habitantes, y  es ahí, donde también se concentran los más pobres del país.

Por otra parte, el 66 por ciento de la actividad agropecuaria se realiza en unidades menores a 5 hectáreas, con mayor presencia en el centro y el sur-sureste; y el 90 por ciento en un rango de 5 a 20 hectáreas.

Un mayor apoyo a los pequeños productores y  agricultura familiar, ayudará a combatir  el hambre y  la pobreza

José Graziano da Silva, director general de la FAO comentó que México y la región de Latinoamérica y el Caribe deben hacer un mayor esfuerzo para capitalizar su potencial agroalimentario a través del apoyo a la agricultura familiar para combatir el hambre, la pobreza y la obesidad.

En la 34 Conferencia Regional para América Latina y el Caribe de la FAO informó que en esta región aún viven 34 millones de personas con hambre, por ello, los gobiernos involucrados necesitan fortalecer sus programas de inclusión social para evitar que un bajo crecimiento económico frene el plan para reducir el hambre y la pobreza.

Ante funcionarios, ratificó su compromiso con el gobierno mexicano para apoyarlo en las políticas y programas de combate a todas las formas de malnutrición y promover el desarrollo sostenible de los sectores agrícolas, asimismo, sugirió aumentar progresivamente la cobertura de los programas para poder beneficiar a los 7 millones de familias con el Programa Especial de Seguridad Alimentaria (PESA).

Comparte este artículo de Agromarketing.com

El director general de la FAO puntualizó que la estrecha relación entre la pobreza rural y la inseguridad alimentaria en la región demandan el fortalecimiento de la agricultura familiar que desarrolle sistemas agroalimentarios inclusivos, eficientes y sostenibles.

Al referirse  el cambio climático pidió a los gobiernos de la región fomentar el uso sostenible de los recursos naturales, la gestión de riesgos por desastres naturales  y la adaptación, debido a que sólo en el sector agrícola se perdieron 11 mil millones de dólares por desastres naturales entre 2003 y 2013, y un tercio de la población vive en zonas de alto riesgo; recordemos que debido a su posición geográfica México, es uno de los países que resulta más afectado por eventos de orden hidrometeorológico.

 

Acerca de 

Deja un comentario