Hay esperanzas puestas en que la agricultura inteligente sea una realidad en el campo mexicano para afrontar exitosamente el reto de alimentar a la sociedad del futuro

Según previsiones de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), en el año 2050 la población mundial  habrá crecido un 34 por ciento, y para hacer frente a este incremento, es necesario duplicar la producción  de alimentos.

En los próximos años la sociedad se enfrentará al reto de tener que producir el doble de alimentos en una menor superficie cultivable, con menos mano de obra y con graves problemas de escasez de agua, suelos dañados y condiciones climáticas adversas.

Las plagas, enfermedades, y las propias condiciones meteorológicas convierten a la agricultura y la ganadería en negocios de alto riesgo.

Hay esperanzas puestas en que la agricultura inteligente sea una realidad en el campo mexicano

En todas las estaciones del año se producen casos de cosechas arrasadas por sequías, inundaciones, vientos fuertes, nevadas o lluvias torrenciales, y con ello el cierre de terrenos agrícolas, asimismo, las enfermedades como la peste porcina o la gripe aviar, por mencionar sólo algunas que dejan importantes pérdidas.

En este sentido, mediante el Big Data y el uso de los programas de analítica predictiva, agricultores y ganaderos podrán anticiparse al futuro y tomar decisiones oportunas para reducir el impacto ante posibles catástrofes.

Es así que cosechadoras que se manejan solas, drones que vigilan desde el cielo cultivos y ganado, sensores que reducen el gasto de agua, conexiones que enlazan a los agricultores con su producción y los precios del mercados, se abre paso en el sector agroalimentario.

El uso del llamado Big Data, además de mejorar las cosechas y las granjas de animales, mediante el uso de una serie de sensores, podrán pesar automáticamente al ganado y ajustar la comida en la dosis adecuada y el momento preciso, y hacen posible tener monitoreada la salud de los animales y los cultivos en tiempo real, para que aquellos que estén enfermos puedan recibir la medicación necesaria a través de su comida o de las fumigaciones controladas, lo que representa grandes ahorros en fumigaciones, herbicidas y mejores prácticas agrícolas.

Sumar tecnología para garantizar los niveles de autosuficiencia alimentaria

Los especialistas de la FAO comentan que el sector de la tecnología agroalimentaria es económicamente activo, por ello debe sumar tecnología para que sea posible mantener los niveles de autosuficiencia alimentaria y poder alimentar a una población que cada vez crece más.

Organismos como el Banco Mundial y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) sugieren que la autosuficiencia alimentaria en México debe cubrir 75%.

Comparte este artículo de Agromarketing.com

De acuerdo con información de Syngenta, empresa europea especializada en protección de cultivos, el país importa 45% de los insumos necesarios para alimentar a toda la población, sin embargo, se observa bipolaridad, ya que mientras en el norte, los agricultores cuentan con la tecnificación suficiente para obtener buenas producciones, el sureste está olvidado e impera la necesidad de asistencia que refuerce la productividad

Syngenta, señala que más de 2.5 billones de personas en el mundo dependen de la agricultura; en este sentido México cuenta con un territorio nacional de 198 millones de hectáreas de las cuales 145 millones se dedican a la actividad agropecuaria, por tal motivo a nivel global la ubica como una de las 20 naciones que debe impulsar la tecnología agrícola.

Después de Chile y Brasil, México es el país con mayor seguridad alimentaria en América Latina

Por ello hay expectativas puestas en que la agricultura inteligente en breve sea una realidad en el campo mexicano, para afrontar exitosamente el reto de obtener producción adecuada y con el menor impacto posible para el medio ambiente y así asegurar el alimento para las sociedades del futuro.

Acerca de 

Deja un comentario