maiz-transgenico

Se detienen los permisos a trasnacionales para cultivar maíz transgénico en México

  • Campesinos, científicos y organizaciones no gubernamentales pidieron la prohibición de la siembra de maíz transgénico a través de una demanda colectiva y ganaron la batalla legal a las trasnacionales Monsanto, Syngenta, Pioneer-Dupont y Dow.

El Segundo Tribunal Unitario en materias Civil y Administrativa notificó la sentencia de apelación por la que ordena a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), abstenerse de otorgar permisos de liberación o siembra de maíz transgénico hasta que se resuelva en definitiva el juicio colectivo promovido por científicos, especialistas, campesinos y movimientos sociales que integran la Colectividad del Maíz.

El fallo revoca la negación a la suspensión definitiva y a la suspensión en carácter de provisional. Sin embargo, tras la impugnación se logró demostrar “la presencia ilícita de transgénicos en cultivos de maíces nativos”, informó en un comunicado de prensa la Colectividad del Maíz, y afirmó que se han violado las leyes mexicanas e internacionales.

René Sánchez Galindo, uno de los abogados del caso, informó que el movimiento que busca frenar a la agroindustria lleva siete años y es hasta ahora cuando ven una resolución favorable.

Con lo anterior, el sector  le gana una batalla a Monsanto, Syngenta, Pioneer-Dupont y Dow, empresas que junto con la Sagarpa y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), están demandadas desde 2013.

Sin embargo, esta medida será válida hasta que se resuelva en definitiva el juicio colectivo promovido por campesinos, científicos y organizaciones no gubernamentales.

Los resultados de las siembras experimentales que se otorgaron en 2009 nunca fueron objeto del escrutinio público; en cambio, ahora con la sentencia judicial se podrá evaluar mensualmente si se cumplen las medidas de contención y su eficacia, de esta manera, el juez de oficio o los científicos, podrán revocar los permisos experimentales que estuvieren vigentes.

Asimismo, los transgénicos que pretendan sembrarse experimentalmente y que utilicen el herbicida glifosato, estarán sujetos a control judicial y de los científicos demandantes.

Por su parte, Monsanto señaló en un comunicado que evaluará la sentencia “para determinar el curso de acción” y recordó que esta decisión “no significa una sentencia final”.

Expertos de los transgénicos han advertido que estas semillas pueden contaminar a maíces nativos, poniendo en peligro su existencia.

México es considerado la cuna de maíz, cuenta con 59 variedades y es uno de los principales productores de la variedad blanca, con la que se elabora la tortilla que consumen millones de mexicanos.

En 2009, el gobierno mexicano autorizó la siembra de maíz transgénico a Monsanto y otras firmas como Syngenta, Pionner –Dupont y Down, lo que desató las protestas de campesinos, ecologistas y científicos.

Los científicos y especialistas que firman y encabezan la demanda colectiva actúan sin conflicto de interés, puesto que no dependen ni tienen relación alguna con las empresas trasnacionales mencionadas.

Acerca de 

Deja un comentario