En los primeros meses de 2016 la  Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) emitirá un acuerdo a través del cual se buscará elevar el número de unidades productivas certificadas en sistemas de inocuidad en la producción y empaque de hortalizas y frutas como pepino, jitomate, yerbas de olor y frutillas, entre otras.

Así lo anunció el director general de Inocuidad Agroalimentaria, Acuícola y Pesquera del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), Hugo Fragoso Sánchez, durante su participación en el seminario “Los productos Agroalimentarios Mexicanos en el Mercado Estadounidense: Inocuidad y Responsabilidad Social”.

Indicó que el “Acuerdo por el que se establecen los lineamientos generales para el reconocimiento y certificación de Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación (SRRC) en la producción de vegetales, así como para el uso del distintito del SRRC”, tiene el objetivo de procurar la inocuidad de la producción agroalimentaria mexicana, pues hace obligatoria la certificación de los procesos productivos en sistemas de inocuidad.

Se buscará elevar el número de unidades productivas certificadas en sistemas de inocuidad en la producción y empaque de hortalizas y frutas

Informó que el acuerdo es un instrumento legal armonizado con reglamentos internacionales en materia de inocuidad agroalimentaria, y que aplica tanto a la producción nacional como a los países que exportan productos frescos a México, con la finalidad de ofrecer a los consumidores nacionales mayores garantías de que a su mesa llegan alimentos sanos e inocuos.

El funcionario de la SAGARPA resaltó que en 2006 en México existían 269 unidades de producción primaria y empaques certificados, en 2014 se certificaron dos mil 894 y se espera cerrar 2015 con más de seis mil certificaciones.

Explicó que el tema de inocuidad es relativamente nuevo en el mundo y que México ha ido avanzando de manera decidida, pues este tipo de programas inciden directamente en la salud pública y hoy es requisito indispensable para la exportación de alimentos.

Recordó que México, donde se siembran 22 millones de hectáreas, ocupa el tercer lugar como productor de alimentos en América Latina y el doceavo a nivel mundial, con una exportación que en 2014 superó los 25 mil millones de dólares.

Es por ello que el acuerdo señala las medidas que deben aplicarse para minimizar los riesgos de contaminación en la producción primaria y empaque de vegetales en fresco, o para uso industrial.

Adelantó que este instrumento establece 16 medidas preventivas referentes a la infraestructura; agua de uso agrícola y humano; prácticas de seguridad e higiene del personal; limpieza y desinfección de instalaciones, maquinaria, equipo y utensilios agrícolas; trazabilidad, uso y manejo de agroquímicos, y prácticas de empaque, transporte y distribución, entre otros.

Por su parte, la directora de Inocuidad Agroalimentaria, Operación Orgánica y Plaguicidas de Uso Agrícola del SENASICA, Silvia Elena Rojas Villegas, se refirió a las acciones que se han emprendido de manera conjunta con la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) para solventar las alertas que se han presentado.

Comparte este artículo de Luis Soto

Destacó que la inocuidad está íntimamente ligada a la responsabilidad social, a efecto de que las unidades de producción cuentan con las condiciones óptimas para la realización del trabajo, como letrinas o baños, espacios para la comida, ropa adecuada, herramientas de trabajo, servicios de salud y horarios establecidos.

Expuso los pasos que deben cumplir las unidades de producción y los empaques que formen parte del listado de productores confiables del SENASICA, los cuales en el futuro serán los únicos elegibles para exportar productos frescos a EUA y otras naciones, pues se trabaja en el reconocimiento de los sistemas de inocuidad entre países.

Por su parte, Arturo Jessel, de la consultora Greenberg Traurig, al referirse a la importancia del mercado estadounidense, subrayó que a partir del Tratado de Libre Comercio México ha crecido notablemente en materia agroalimentaria, al punto de ser el principal proveedor de productos frescos de Estados Unidos.

Destacó la importancia de que la aplicación de programas de inocuidad sea legalmente obligatoria, por los beneficios para la salud pública y la confianza que requieren los países que importan alimentos frescos de origen mexicano.

Invitó a los asistentes a comprometerse y a sumarse de manera decidida al esfuerzo que realiza el Gobierno Federal para preservar la inocuidad de los alimentos.

Por su parte, Donal Stein -también de la consultora jurídica estadounidense- presentó una sinopsis de la Ley de Inocuidad de EUA, las exigencias para los productores y las fechas en las que entrarán en vigor las diversas regulaciones que la integran.

Al evento asistieron integrantes de asociaciones de productores, como la de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de Michoacán (APEAM); la de Empacadoras de Mango de Exportación, Productores Exportadores de Aguacate de Jalisco (APEAJAL), Exportadores de Berries (Aneberries), y de la Unión de Empacadores de Aguacate de Peribán (UEAPAC).

Acudieron, además, representantes de los sistemas producto Ajo, Tomate Rojo, Cjhile, Manzana, Plátano, Fresa y Papaya, así como el Consejo Estatal de Productores de Papaya de Guanajuato y de Servicios Fitosanitarios de México (SERFIMEX), entre otros.

Acerca de 

Periodista egresado de la UNAM. Columnista de temas bursátiles, económicos, financieros y políticos desde 1984 hasta 2013 en el periódico El Financiero.

Comentarista, desde hace una década, de Televisa en el noticiero de Joaquín López Dóriga en la sección “en la opinión de” y en el programa “economía de mercado” que dirige Enrique Campos en Foro TV.

Fundador de varias publicaciones especializadas en el sector agropecuario (“agrobusiness” desde 1992); “Azúcar y fructosa” (1998 a la fecha) y una “Newsletter”, diaria sobre este mismo mercado.

En la “agenda confidencial” se comentan asuntos políticos, principalmente; económicos, financieros y sociales, analizados con objetividad e imparcialidad y con rigor periodístico.

Deja un comentario