quelites-agricultura

Quelite es un término utilizado en México para referirse a plantas herbáceas cuyas hojas y tallos tiernos son consumidos como verdura. Su consumo ha sido documentado desde épocas prehispánicas y en la actualidad forma parte importante de la dieta de varios grupos humanos en diversas regiones del país.

Debido a que su utilización ha disminuido por factores de cambio de hábitat y preferencias en el consumo, la Red de quelites ha establecido líneas de investigación estratégicas de conservación, utilización y creación de capacidades, con el fin de revalorizar, conservar y promocionar a este grupo de plantas alimenticias.

Muchos son manejados como plantas de recolecta, tolerados, e incluso fomentados en los sistemas agrícolas tradicionales y, afortunadamente, varios de ellos son ya cultivados como monocultivo en varias regiones del país.

En las estadísticas agrícolas nacionales son especies de poco significado económico, tanto por la reducida superficie cosechada como por el valor de la cosecha; sin embargo, tienen un alto valor social y en la alimentación nacional. Basta realizar una visita a cualquiera de los mercados locales para observar la diversidad de especies usadas como quelites que se encuentran a la venta, aportando a la dieta aromas, colores y sabores, además de su contribución nutrimental, aportando fibra y porcentajes importantes de vitaminas y minerales (Bourges, 1996).

Su potencial como recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura es muy importante por su plasticidad fenotípica, por ser parientes silvestres de especies cultivadas y por su estatus actual de evolución hacia la domesticación.

Materiales y métodos

En 2009 se creó la Red Nacional de Quelites, perteneciente al Sistema Nacional de Recursos Fitogenéticos (SAGARPA- SNICS-SINAREFI), en la cual se conjuntan diversas instituciones y disciplinas con la finalidad de revalorizar la importancia cultural, nutricional, culinaria y ecológica de los quelites ya que, a pesar de constituir un recurso conocido y utilizado desde tiempos precolombinos, en la actualidad existen múltiples factores que tienden a que su consumo disminuya, como cambios en hábitos alimentarios, influencia de los medios masivos de comunicación, aspectos socioeconómicos y culturales, migración a las ciudades, o crecimiento de las zonas urbanas y, en algunos casos, pérdida de hábitat.

Por ello, se hizo necesario promover el estudio de los quelites desde diversos enfoques ya que, probablemente, si no se atendían estos recursos alimentarios, posiblemente en un futuro no serían mantenidos en los campos de cultivo ni en las mesas mexicanas. A la fecha se han llevado a cabo diversas actividades enfocadas a la conservación in situ, conservación ex situ, uso y potenciación y creación de capacidades.

Estas acciones han permitido obtener información agronómica, bromatológica, gastronómica y de conservación del recurso y, con ello, impulsar a los quelites como especies importantes en la seguridad alimentaria, mostrando sus bondades nutrimentales y explorando su potencial con nuevos procesos de transformación aceptables para la población.

Resultados y discusión

Acciones para la conservación in situ

Se realizó un inventario nacional de especies utilizadas como quelites, en el cual se registraron 250 especies de diversas familias botánicas, la mayoría nativas de América, y con tendencia a aumentar, debido a la diversidad cultural y biológica que existe en México (Figura 2).

Se ha elaborado un diagnóstico integrando información bibliográfica, de herbario y campo, el cual ha permitido apreciar el escenario bajo el cual se encuentran estos recursos alimentarios, generar mapas para conocer su distribución real y potencial, y proponer acciones y programas de conservación.

De manera permanente se han realizado trabajos de documentación de manejo que reciben los quelites en algunas regiones del país por los productores, evidenciando que la mayoría de los quelites incluyen especies silvestres, toleradas, fomentadas, protegidas, algunas cultivadas: otras son especies domesticadas (Figura 3).

Acciones para la conservación ex situ

De manera permanente se ha realizado la colecta dirigida de 82 accesiones de material germinal (semillas) de diversas especies, colectando materia- les sobresalientes por zonas geográfi- cas para tener representatividad de la diversidad existente en el país.

Acciones para uso y potenciación

Al realizar el inventario de quelites, así como la colecta de germoplasma, se localizaron especies cuya determinación botánica era dudosa, ya que sólo se contaba con el nombre común asignado por los pobladores, así que se realizó la determinación taxonómica de 20 accesiones de quelites.

Poco se sabe sobre su fisiología, por lo que es importante conocer las características esenciales para la germinación, ya que este conocimiento nos lleva a proponer programas de manejo, conservación y explotación de dichos recursos fitogenéticos.

Para estandarizar la técnica se determinaron las condiciones de germinación y capacidad germinativa de “chepil” Crotalaria pumila Ort. y “Pápalo” Porophyllum ruderale (Jacq.) Cass. var. macrocephalum (DC.) Cronq., dos espe- cies representativas de quelites (Figura 4).

Creación de capacidades

Con el propósito de mostrar al público en general las bondades de este conjunto de plantas, se han llevado a cabo diversas actividades, como muestras gastronómicas, elaboración de recetarios, realización de talleres, actividades lúdicas y demostrativas, simposios, encuentro de productores, realización de carteles y publicaciones de carácter científico y de divulgación, así como entrevistas en diversos foros (Figura 5).

En ellas se ha contado con la participación de investigadores, productores, vendedores de quelites, chefs y cocineras. Por medio de estas actividades se contribuye a revalorarlos como verduras nativas mexicanas y a que las personas, principalmente citadinas, conozcan este tipo de plantas que han sido consumidas desde épocas prehispánicas y que cuen- tan con gran potencial para la seguridad alimentaria, y que lamentablemente han sido desplazadas en la dieta diaria por verduras europeas.

Las actividades de sensibilización se han realizado en diferentes regiones del país con diversos grupos humanos. Algunas de ellas se han llevado a cabo a petición de la propia comunidad y se dirigen a amas de casa, productores, promotoras de salud, gru- po de ejidatarios, personal de salud así como maestros y alumnos de primaria, secundaria y bachillerato.

Acerca de 

Periodista egresado de la UNAM. Columnista de temas bursátiles, económicos, financieros y políticos desde 1984 hasta 2013 en el periódico El Financiero.

Comentarista, desde hace una década, de Televisa en el noticiero de Joaquín López Dóriga en la sección “en la opinión de” y en el programa “economía de mercado” que dirige Enrique Campos en Foro TV.

Fundador de varias publicaciones especializadas en el sector agropecuario (“agrobusiness” desde 1992); “Azúcar y fructosa” (1998 a la fecha) y una “Newsletter”, diaria sobre este mismo mercado.

En la “agenda confidencial” se comentan asuntos políticos, principalmente; económicos, financieros y sociales, analizados con objetividad e imparcialidad y con rigor periodístico.

Deja un comentario