cosecha-maiz

Con la finalidad de conocer el potencial productivo de maíz en el Estado de México, se calculó la producción usando el rendimiento potencial estimado con diferentes metodologías. La producción potencial se comparó con el consumo estatal aparente para determinar la posibilidad de lograr la autosuficiencia en los mercados de maíz blanco y amarillo.

Los resultados indicaron que en el año promedio 2008/2010 existió un déficit de 298 y 1,212 mil toneladas en los mercados de maíz blanco y amarillo, respectivamente. Considerando la metodología aplicada (municipio líder) para la determinación del rendimiento potencial, los resultados indicaron que la producción potencial del Estado de México es de 1.98 millones de toneladas, es decir, 413 mil toneladas más a la oferta observada en el año promedio 2008/2010.

Los municipios de Toluca y Atlacomulco serían los distritos con el mayor potencial para el aumento de una producción superior cercana a 130 mil toneladas. Si se alcanzara la producción potencial en la entidad, se lograría la autosuficiencia de maíz blanco y se tendrían excedentes por más de 110 mil toneladas; aunque en el caso de maíz amarillo se seguiría presentando un déficit de 1.1 millones de toneladas, que tendría que ser abastecido con importaciones.

Se intentó determinar la posibilidad de lograr la autosuficiencia en los mercados de maíz blanco y amarillo

La concentración demográfica en el centro del país y la ubicación de industrias manufactureras que utilizan como materia prima al maíz, determinan que el Estado de México ocupe el segundo lugar en el consumo del grano, sólo después de Jalisco.

En el año promedio 2008/2010, el consumo de maíz en el Estado de México fue de 3.08 millones de toneladas de toneladas, de las que 59.8% correspondió a maíz blanco y 40.2% a maíz amarillo. De acuerdo con su uso, el consumo de maíz blanco en la entidad se distribuyó de la siguiente manera: 39.9% fue consumido por la industria de la tortilla, 24.1% por la industria harinera, 20.2% por el sector rural, 12.0% por el sector pecuario, 3.8% se perdió en mermas y 0.6% fue usado como semilla.

En el caso del maíz amarillo, 54.3% fue consumido por la industria de almidones y féculas, 42.9% por la industria de alimentos balanceados y 2.7% por la industria de los cereales. Debido a que la producción no es suficiente para abastecer la demanda de consumo, el Estado de México es una de las entidades con el mayor déficit de maíz en el país; en 2008/2010, sólo 50.9% del consumo estatal aparente fue abastecido con la producción de la entidad y 49.1% se abasteció con maíz proveniente de entidades con excedentes en la República Mexicana, así como de grano proveniente de los Estados Unidos de América (EUA).

¿Quieres recibir más información de Luis Soto y Agromarketing?

En el año señalado, la entidad presentó un déficit de maíz por 1.51 millones de toneladas; éste rebasó los dos millones de toneladas si se considera el consumo del Distrito Federal.

usos-del-maiz

Comparte este artículo de Luis Soto

En el periodo promedio 2008/2010, el Estado de México ocupó el tercer lugar en la producción de maíz, sólo después de los estados de Sinaloa y Jalisco, generando 1.57 millones de toneladas. Más de 99% de la producción fue de maíz blanco y una mínima parte de amarillo. A nivel estatal, la producción provino de la cosecha de 538 mil hectáreas, de las cuales se obtiene un rendimiento promedio ponderado de 2.78 ton ha(-1).

Una política para elevar la producción de la entidad (Estado de México) y depender cada vez menos del maíz proveniente de los mercados nacionales e internacionales, significaría elevar la superficie sembrada en la entidad, o bien, elevar los rendimientos. Considerando el Programa de Modernización Sustentable de Agricultura Tradicional (MasAgro), podría ser posible un aumento de los rendimientos.

MasAgro está destinado a pequeños agricultores y se concentra en prácticas agronómicas mejoradas, además del uso de semilla mejorada de alto rendimiento. La situación de déficit comercial y la posibilidad de elevar la producción generaron las siguientes interrogantes: ¿hasta qué nivel es posible elevar la producción? ¿Es posible cubrir el déficit estatal de maíz que existe actualmente? Para responder lo anterior se requiere estimar la producción potencial que existe en el Estado de México, partiendo de la estimación de la producción potencial de maíz en el país con la finalidad de calcular la situación comercial de cada distrito de desarrollo del primero.

Materiales y métodos

La producción potencial de maíz en las zonas de riego y temporal se obtuvo multiplicando la superficie cosechada en 2008/2010, por el nivel de rendimiento potencial. Para obtener el rendimiento potencial en cada estado se usó información sobre rendimientos observados a nivel municipal y distrital. Se supuso que el rendimiento potencial en un distrito es igual al más alto observado en el municipio líder, definido como aquel que registra el rendimiento más alto en el distrito; la producción potencial se calculó multiplicando la superficie cosechada por el rendimiento potencial.

Los resultados obtenidos con la metodología propuesta fueron comparados con el rendimiento potencial reportados por las investigaciones desarrolladas por Matus-Gardea y Puente-González (1992), Sori Ruiz (2009) y el Gobierno del Estado de México (GEM, 2008, citado por Soria  Ruiz, 2009).

Para obtener el rendimiento potencial en cada estado se usó información sobre rendimientos observados a nivel municipal y distrital

El rendimiento potencial estimado en esta investigación y el reportado por los otros estudios fueron multiplicados por la superficie cosechada para obtener la producción potencial de maíz con las diferentes metodologías.

Para obtener el consumo de maíz por distrito de desarrollo, se usó la metodología propuesta por García-Salazar y Ramírez-Jaspeado (2012), considerando información sobre el consumo estatal aparente de maíz, población, inventario animal, producción, importaciones, exportaciones, valor de la producción de las industrias de nixtamal, alimentos balanceados, cereales, y almidones y féculas.

La información usada para calcular el consumo por distrito de desarrollo en el Estado de México provino del SIAP-SAGARPA (2011a), INEGI (2009), INEGI (2010a), SIAP-SAGARPA (2011b), SIAP-SAGARPA (2011c), INEGI (2010b), FIRA (2008), SNIIM (2009) y García Salazar y Ramírez-Jaspeado (2012).

¿Quieres recibir más información de Luis Soto y Agromarketing?

La desagregación espacial del Estado de México consideró los Distritos de Desarrollo (DDR) de Atlacomulco, Coatepec de Harinas, Jilotepec, Tejupilco, Texcoco, Toluca, Valle de Bravo y Zumpango. La información usada para calcular el rendimiento potencial y la producción potencial provino del Servicio de Información Agropecuaria y Pesquera de la SAGARPA (SIAP-SAGARPA, 2011a), así como la superficie y demás información relacionada con la oferta se obtuvo de SIAP-SAGARPA (2011a).

Resultado y discusión

El Cuadro 1 muestra la producción de maíz blanco y amarillo a nivel de Distrito de Desarrollo Rural (SIAP-SAGARPA, 2011a). Durante el año promedio 2008/2010 la producción de maíz fue de 1.57 millones de toneladas.

Comparte este artículo de Luis Soto

Toluca y Atlacomulco fueron los DDR con el mayor nivel de producción, cada uno con más de 29% del total, seguido de Valle de Bravo (9.6%), Tejupilco (7.0%), Jilotepec (6.8%), Zumpango (6.6%), Texcoco (6.6%) y Coatepec de Harinas (4.6%). Del total de la producción del grano en el Estado de México, 1.54 millones de toneladas correspondieron a maíz blanco y el restante a maíz amarillo. Nuevamente, los DDR de Toluca y Atlacomulco fueron las regiones con mayor producción, con 29.5% y 29.6% de la oferta estatal total (Cuadro 1).

Captura de pantalla 2015-04-27 a las 9.04.04

La estimación sobre el consumo estatal aparente indican que en 2008/2010, su valor fue de 3.08 millones de toneladas y que existen claramente dos mercados diferentes: el de maíz blanco y el de maíz amarillo, registrando el primero un consumo de 1.84 millones de toneladas y ser el de mayor importancia. Con un consumo estatal aparente de 1.24 millones de toneladas, la magnitud del mercado de maíz amarillo es menor y, a diferencia del mercado de maíz blanco, se tiene una fuerte dependencia de las importaciones provenientes del mercado de los EUA.

En el año promedio 2008/2010, sólo 1.9% del consumo de maíz amarillo fue abastecido con producción nacional, en tanto que el restante fue abastecido con el saldo de comercio exterior (más de 1.2 millones de toneladas). La distribución espacial del consumo (Cuadro 1) muestra que casi la mitad de éste se ubicó en el DDR de Zumpango (45.8%), 26.1% en la región de Toluca, 18.0% en Texcoco, 3.8% en Atlacomulco, y menos de 2% en el resto de los distritos.

cosecha-maiz

Considerando la producción potencial de maíz blanco y amarillo y el consumo observado en el año promedio 2008/2010, se obtiene el saldo de comercio; y, considerando la producción potencial de maíz blanco estimada con la metodología propuesta en la presente investigación, se observa que sólo Zumpango y Texcoco presentaron déficit por 626 mil y 373 mil toneladas, respectivamente. Las restantes seis regiones presentaron excedentes, siendo mayores en Atlacomulco y Toluca por 474 mil y 364 mil toneladas, respectivamente, lo que como entidad (Estado de México) registró excesos de maíz por 110 mil toneladas.

En el mercado de maíz amarillo se presentó una situación diferente. Como se puede observar en el Cuadro 2, Zumpango, Toluca y Texcoco presentaron un déficit por 622 mil, 555 mil y 39 mil toneladas, respectivamente. En este mercado, sólo Jilotepec presentó un exceso de oferta por 10 mil toneladas, como consecuencia del bajo nivel de consumo observado en la región. En el caso del maíz amarillo, el déficit estatal, de más de 1.2 millones de toneladas, tuvo que ser abastecido con importaciones provenientes de EUA.

Sumando el exceso de maíz blanco (110 mil toneladas) y el déficit de maíz amarillo (1,208 mil toneladas), se observa que la entidad presenta un déficit de maíz mayor al millón de toneladas.

Acerca de 

Periodista egresado de la UNAM. Columnista de temas bursátiles, económicos, financieros y políticos desde 1984 hasta 2013 en el periódico El Financiero.

Comentarista, desde hace una década, de Televisa en el noticiero de Joaquín López Dóriga en la sección “en la opinión de” y en el programa “economía de mercado” que dirige Enrique Campos en Foro TV.

Fundador de varias publicaciones especializadas en el sector agropecuario (“agrobusiness” desde 1992); “Azúcar y fructosa” (1998 a la fecha) y una “Newsletter”, diaria sobre este mismo mercado.

En la “agenda confidencial” se comentan asuntos políticos, principalmente; económicos, financieros y sociales, analizados con objetividad e imparcialidad y con rigor periodístico.

Deja un comentario