John Deere MX: Sólo 10% del suelo del planeta es fértil

Nos enfrentamos a una realidad que afecta la seguridad alimentaria a nivel mundial y es la degradación de los suelos, ya que apenas un 10% de los suelos fértiles del planeta están sanos, 80% sufren actualmente de erosión moderada a severa y otro 10% enfrenta una erosión ligera.

Se contempla que la población mundial llegará a 9,000 millones de personas en 2050, y las necesidades de comida aumentarán muchísimo

Según un reporte de las Naciones Unidas indica que el planeta está perdiendo su suelo fértil a un ritmo alarmante, estima que cada día se pierden unas 2,000 hectáreas de tierras fértiles y buenas para cultivar, lo cual ha estado ocurriendo durante los últimos 20 años. Desde entonces, el área que se ha perdido tiene el tamaño de Francia, es decir 62 millones de hectáreas.

Se contempla que la población mundial llegará a 9,000 millones de personas en el año 2050, y las necesidades de comida habrán aumentado muchísimo, por lo que lo último que necesitamos actualmente es seguir perdiendo más tierras fértiles.

Existen muchas opciones sustentables que ayudarían a generar 58% más de alimentos, las cuales ya se están practicando en la región centroamericana, pues de acuerdo a especialistas, la apuesta debe ser la prevención más que la rehabilitación de suelos, ya que la segunda resulta más costosa y muchas veces, con resultados limitados.

La rehabilitación se logra si se alcanzan niveles iguales o incluso mejores al estado inicial del suelo y la prevención no consiste únicamente en que los productores apliquen técnicas a nivel de campo, sino que implique también crear leyes e instrumentos legales que permitan el trabajo de los productores siempre y cuando conserven el ecosistema.

Una forma de mitigación es el policultivo o cultivo mixto, ésta forma de producción se basa en una combinación diversificada de cultivos vegetales y cría de animales, incluyendo a menudo la silvicultura. Los sistemas mixtos presentan diversas ventajas ambientales, por ejemplo, el estiércol producido por el ganado puede utilizarse en los campos de cultivo y así se reduce la cantidad de fertilizante requerido. Ocurre igual con la gallinaza, que se puede utilizar perfectamente para preparar la tierra previa al cultivo.

Además, el estiércol ayuda a la fertilidad de los suelos, estudios han demostrado que la germinación de ciertas semillas es favorecida tras el proceso digestivo de los rumiantes. Estos sistemas mixtos optimizan la producción de alimentos y favorecen a los productores de zonas marginales.

Para los expertos, la producción mixta ha sido objeto de pocas investigaciones en comparación con otros y son de los que más beneficios traen al medioambiente. También trae beneficios económicos, pues se aprovechan todos los recursos y desperdicios de cada una de las actividades, por ello, entidades como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) sugieren que los sistemas de policultivo merecen fomentarse en mayor medida, especialmente entre los agricultores de bajos recursos.

Aunque lo ideal es prevenir la degradación, países como Costa Rica han logrado casos exitosos de recuperación de suelos logrando reducir las áreas afectadas a 8,000 hectáreas (ha), mientras que hace más de dos décadas se tenían unas 22,000 ha, afectadas por suelos degradados.

 Comparte este artículo de Agromarketing.com

Proyectos de agroforestería en El Salvador también podrían estar rindiendo sus primeros frutos. En la zona de Chalatenango, los policultivos han mejorado la calidad de los suelos y de vida de los habitantes que han visto cómo en zonas donde no se lograban cosechas ahora sí se están generando.

Deja un comentario