Camote, especie de relevancia mundial

El camote es un alimento reconocido por su eficacia en la lucha contra la desnutrición debido a sus características altamente nutritivas, facilidad de cultivo y productividad. Se siembra en todo el mundo, por lo que es uno de los principales cultivos de raíz o tubérculo a nivel mundial, alcanza 150 millones de toneladas en 15 millones de hectáreas aproximadamente.

En México, en promedio se siembran 3,000 hectáreas y se cosechan alrededor de 50,000 toneladas al año de camote

China es el principal productor registrando cosechas de hasta 13 millones de toneladas al año, seguido de Japón, donde el camote es el segundo cultivo en importancia y es fuente de almidón para uso industrial.

En México, en promedio se siembran 3,000 hectáreas y se cosechan alrededor de 50,000 toneladas al año. El año pasado la cosecha fue de 2,560 has, con un rendimiento promedio de 17.72 ton/ha, para una producción cercana a las 46,000 toneladas y un valor total de la producción de 170 millones de pesos y se produce en 26 estados.

Michoacán ocupa el primer lugar a nivel nacional en superficie cosechada con 600 hectáreas, de las cuales se obtienen más de 15 mil toneladas de este tubérculo, seguido por los estados de Guanajuato con 235 hectáreas, Puebla con 210 hectáreas, Veracruz, Yucatán, Chiapas, Oaxaca, Jalisco y Zacatecas, de acuerdo al Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

Nuestro país cuenta con una gran diversidad de camotes con numerosas variantes criollas. Es una especie de importancia alimentaria y cultural que se encuentra pobremente representada tanto en los herbarios como en los bancos de germoplasma nacionales, tomando en cuenta que en México se cultiva en más de 100 municipios de 26 estados.

La diversidad de camote se identifica principalmente por el color de la epidermis y parte interna de la raíz, que puede ser roja, purpura, rosada, anaranjada, amarilla, pajiza o blanca, así como de la forma de la hoja, la cual puede ser acorazonada, hastada, dentada o trilobulada.

Para consumo humano sólo se aprovecha la raíz, aunque la planta entera se puede utilizar como un alimento balanceado para animales altamente nutritivo, su valor nutricional es mayor que el de la papa, es alto en carbohidratos, fibra, antioxidantes y rico en vitaminas y minerales.

El cultivo de camote se produce en México tanto en condiciones de riego como de temporal, con la producción destinada principalmente al mercado nacional o para autoabasto del productor, dependiendo de la región donde se produzca. Asimismo, se tienen dos ciclos de cultivo: el de temporal, que ocurre en los meses de junio a octubre y noviembre; y el de invierno, que ocurre en los meses de diciembre a mayo y hasta junio.

La primera cosecha abastece la principal temporada de demanda que ocurre en noviembre, mientras que en la segunda, se produce la “semilla” que se utilizara para la plantación de verano o de temporal y puede cultivarse en todo tipo de suelos, especialmente en los franco arenosos con buena profundidad y materia orgánica.

 Comparte este artículo de Agromarketing.com

Una vez que la planta está arraigada, firme y bien establecida en la tierra, puede sobrevivir temporadas de sequía. Mientras otros cultivos se marchitan con el calor, el camote está en la mejor de las condiciones para desarrollarse. Lo más conveniente es sembrarlos separados de veinte a 25 centímetros entre sí, y con una separación de sesenta centímetros a un metro entre surcos.

Deja un comentario