Agricultura de prescisión

La llamada agricultura de precisión es una de las más evolucionadas tecnologías aplicadas en la agricultura y consiste en adaptar sistemas de guiado para la siembra, este sistema ha tenido una evolución significativa, existen guiado y autoguiado por palpadores mecánicos, por guiado óptico y por GPS-GNSS que optimizan la productividad, los recursos y facilitan el trabajo del agricultor.

Se empezó a instalar autoguiados mecánicos en máquinas autopropulsadas, principalmente en cosechadoras y picadoras de forraje

Desde el comienzo de esta actividad, los agricultores empleaban diversos métodos para marcar un terreno y guiarse siguiendo trayectorias, en su mayor parte rectilíneas, utilizando como señalizaciones piedras, árboles o cualquier elemento que buscara indicara un rumbo rectilíneo con respecto a la perpendicular del cabecero de parcela o el ángulo que se quisiera dar.

Una gran evolución fue la entrada del tractor, con lo que fueron apareciendo las miras en el frontal, que aunadas a otro elemento externo, ayudaban al primer surco o apertura del campo, a lo que se añadía los distintos marcadores físicos, instalados en los propios aperos, por ejemplo, en las sembradoras, o ya los más modernos marcadores de espuma, localizados en los pulverizadores.

Posteriormente se empezó a instalar autoguiados mecánicos en máquinas autopropulsadas, principalmente en cosechadoras y picadoras de forraje, a fin de seguir las hileras de maíz a través de unos palpadores: flejes metálicos, que al contacto con los tallos de estas plantas, mandaban una señal eléctrica a un módulo electrónico que a su vez convertía esa señal en otra para accionar una bomba hidráulica, con su correspondiente orbitrol y unas válvulas hidráulicas todo o nada dirigían el aceite a un cilindro hidráulico u otro para mover la dirección trasera.

Con estos sistemas se conseguían verdades proezas de precisión, pudiendo alcanzar entonces entre 2 y 5 centímetros de desviación.

A finales de la década de los ochenta, salieron al mercado los primeros guiados por láser instalados en los cortes de las cosechadoras y que seguían las existencias de material de los cultivos en densidad, a diferencia del anterior sistema que necesitaba cultivos en hileras.

Este guiado por láser estaba fundamentado en el mismo principio que el anterior, pero la sofisticación de la información recogida para proceder a mover la dirección venía de un haz de láser volcado hacia el cultivo y devolvía una imagen que medía el escalón del cultivo que se había cosechado y el que quedaba por cosechar.

Así, el sistema iba siguiendo ese borde hasta el infinito o hasta que hubiera un cambio brusco y repentino de pendiente, donde el sistema se terminaba perdiendo, teniendo que ayudarlo con la dirección para volver a conectar el guiado automático.

Las precisiones con estos sistemas también eran bastante buenas, se estaba hablando de unos 5 a 10 centímetros, con el consiguiente ahorro de combustible y llevando casi siempre el corte lleno de mies.

Comparte este artículo de Agromarketing.com

También existe una cámara 3D, como guiado óptico, que evalúa la altura de las hileras de forraje segadas y dirige a la picadora de forraje sobre ésta. Dicho guiado óptico también se ofrece en tractores para la guía sobre surcos, caballones, hileras de plantas, etc. Ambos sistemas, mecánico y óptico, siguen vigentes en el mercado y tienen su nicho de clientes.

Deja un comentario